3.11.07

No pude titularlo, post de luto.

Hace unos minutos me llegó un mensaje de texto informándome que un ex compañero de trabajo decidió acabar con su vida ahorcándose. Era un chico joven, bien parecido, luchador. Mientras tuve la suerte de compartir con él, me pareció una buena persona, alegre, trabajador y buen compañero. Por un tiempo compartimos el transporte nocturno y nunca faltaban los chistes o las historias jocosas.

Todos tenemos nuestros defectos, todos tenemos nuestros demonios personales, nuestros problemas. Pero, hoy, es la tercera vez en mi vida que alguien cercano a mi se quita la vida. ¿Que tan atormentada puede llegar a estar el alma de un ser humano como para tomar una decisión así y, peor aún, llevarla a cabo?. ¿Es valiente o cobarde el suicida? Mi dedos tiemblan por la rabia al escribir este post. Sí, la vida es injusta, pero debemos luchar, no para sobrevivir...sino para vivir. Donde estés JM, te envío el abrazo que tal vez necesitaste en el último instante y luz para que encuentres el camino a la paz que necesitas.

6 comentarios:

Siry dijo...

Debes estar afectado, al tratarse de alguien cercano o aparentemente conocido.
Sobre quien se suicida tengo mi teoría "Bajo las mismas circunstancias y presiones todos actuamos exactamente igual" a veces todo "aparenta" estar normal pero no lo está.
Voy un poco más allá, a la mente de quien se quita la vida y me duele pensar que talvez esas personas han lanzado alertas, han pedido ayuda, lanzado mensajes y todos estábamos tan ocupados que no nos dimos cuenta o dejamos para mañana hablar...

Gilberto dijo...

Trabajé solo 2 meses con él, por tanto fué poco lo que compartimos. me duele por su juventud, por ese brillo en sus ojos, esa fuerza. Que dura es la vida para algunos.

Maria Jose dijo...

Lo siento mucho, algunas veces pasa asi, la gente tiene como tu dices sus propios demonios y algunos no pueden convivir con ellos...

Un abrazo
Y de corazon lo siento
Mariajose

yiokun dijo...

otra pena más...

en algún momento en mi temprana vida pensé que los que se suicidaban eran cobardes, que no sabían enfrentar sus problemas, que huían... en una etapa posterior pensé que eran valientes, que había que serlo para tomar tamaña decisión, que quitarse la vida requiere de muchísimo coraje.

hoy no pienso ni lo uno ni lo otro, creo que el que se suicida está emfermo, tan emfermo que ya no le importa ser valiente o cobarde, ya nada importa.

esto lo aprendí luego de poner el tema a debate y conversar con un ex-suicida que lo salvó un llamado telefónico. me explicó que ese día no era él... se movía por inercia, alguien más que no era él anudaba la soga, alguien más caminaba por él y ordenaba su hogar como todos los días.

Gilberto dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo Yiokun, el suicida está enfermo, pues la depresión es una patología. La capacidad de disernir, de tomar decisiones se pierde. Yo he transitado por ese oscuro mundo y te puedo decir que es horrible, el no poder pararte de la cama aunque quieras, el no tener hambre, el no poder cerrar los ojos en la noche por temor a que tus mas tristes sueños se hagan realidad...uff, es horrible. Pero de allí a querer morir, no, amo demasiado la vida y con el tiempo he aprendido que del dolor también se aprende y que cada crisis no es mas que una oportunidad de mejorar, de corregir y seguir adelante. Gracias por visitarme, siéntete como en casa.

Acerina dijo...

Reflexionar sobre esto aviva una gran disyuntiva en mí... ¿Qué si fue cobarde?... No lo sé, amigo mío, precisamente, no lo sé... No sé si es más cobarde quien decide terminar y no enfrentar lo que está viviendo, o el que teme terminar su vida... No lo sé... Quizás sólo estaba taaan sólo, tan enfermo (psicológica y emocionalmente) que esa era la única salida "lógica" que encontró...

En todo caso, sólo puedo desear que él haya encontrado en otro plano la paz que no halló en este...

Me duele mucho porque a veces los que estamos cerca no nos damos cuenta del gran sufrimiento que puede estar ahogando a un ser humano...

Un gran abrazo para ti!!!