25.1.08

Pasaporte - Fabiola - Empanadas

Hoy fuí a retirar mi pasaporte y en la fila conocí a Fabiola, simpática chica, que vive en una zona humilde de Charallave y tiene una linda beba de 3 añitos. Estuve hablando con ella aproximadamente una hora de como el padre de la niña la dejó cuando tenía 4 meses de embarazo y todo lo que ha ocurrido después. Ahora, pasados 3 años, es que están por finiquitar el divorcio y el "padre" dice que quiere visitar a su bebé, llevarla a pasear, al cole...etc.

Resulta que Fabiola registró a la bebé como hija de ella, o sea, como madre soltera y el padre no figura en la partida de nacimiento. Para rematar, el ciudadano no ha aportado ni un céntimo para la manutención de la niña. Típica historia. Fabiola piensa irse del pais a casa de su familia materna en la hermosa ciudad de Bogotá, para así alejar a la niña de la influencia de su padre. Yo sólo le dije: "Debes pensar en tu hija, todo lo que hagas, hazlo por su bien, por su futuro".

De camino a casa me detuve en el CC Unicentro el Marquéz a pasear por una librería. Luego de un rato de ojear libros y mas libros, decidí comprar El Jardín del Profeta /Arena y espuma, de Gibrán Jalil Gibrán y un libro acerca del Reiki, ambos de Editorial Edaf, mi preferida. Al salir, con un hambre atroz, no podía dejar pasar la oportunidad de comerme unas empanadas de carne mechada acompañadas de un jugo de papelón con limón en "Mi Juguito/Jugos El Marques" ... deliciosas, mantienen la misma calidad de toda la vida.

Llegué a casa pensando en cuantas "Fabiolas" hay en el mundo y en lo ricas que son las empanadas de carne mechada.

4 comentarios:

Rodrigo dijo...

montones de Fabiolas, son un ejército que luchan día a día, algunas por sobrevivir, otras por criar a sus hijos solas.

Mildred Rojas dijo...

Sabes GIL, en el mundo hay cualquier cantidad de Fabiolas... Pero hay una realidad, independientemente de que ese individuo no haya visto por su beba hasta ahora, es su Padre, y por muy lejos que se la lleve, eso nadie se lo va a quitar. Es fácil que juzguemos, pero no somos quien para quitarle la oportunidad a la niña, entiendo a fabiola,ufff y no te imaginas como, pero su hija crecerá, tendrá su propia personalidad y sera ella quien mañana pasado se encargue de ajustar esas cuentas con su papa.
Saludos ... Chao ...
Mildred Rojas 10:53 a.m.

Mariale divagando dijo...

Gil, ya volví!

Fernando dijo...

Eso se llama un contacto con la realidad, y sin juzgar, madres solteras, padres irresponsables, inmadurez, donde cualquier decisión o acción termina por afectar al mas débil de todos, el ser que apenas empieza a transitar su camino en esta vida.

Terminar comiendo una empanada con un juguito, típico, pues nada hasta me provoco.