27.9.07

Primera semana en Caracas

El Buda en el basurero
Recuerdan mi post acerca del reciclaje? Dicen que la basura de unos es el tesoro de otros. Hace dos dias bajé a comprar unas cosas al mini centro comercial que esta cerca de casa. De subida, me encontré con un vecino de piso que no habia visto desde mi llegada. Nos paramos a hablar dce cualquier cosa y al voltear al basurero que teniamos cerca...una imagen de Buda!!! algo golpeada por el tiempo y sucia, estaba allí tirada, olvidada. La recogí, la limpié y lijé los golpes que tenía. Decidí pintarla para darle un segundo aire y el resultado se puede ver en la imagenes que acompañan este artículo. Hacía mucho quería comprar una imagen de Buda grande y por X o por Y no lo había hecho. Casualidad? Destino? No creo, las cosas ocurren por algo y en el momento que deben ocurrir.
La semana...
Esta semana ha sido, como han de esperarse, diferente. Desde mi llegada no he hecho mas que ponerme al día, ordenar ideas y mi nueva habitación, darle forma a mi presente para trabajar en mi futuro inmediato y ponerme al día con las cosas del edificio. Ya me he encontrado con quienes quería y con quienes no. En muchos aspectos sigo siendo el mismo que cuando dejé este edificio hace ya casi 4 años, pero he cambiado. Algunos se han dado cuenta, a otros no les importa, pero a mi me sienta bien. Ya empecé a trabajar en mi peso, estoy muy delgado pero eso ha sido siempre, así que muy pronto estaré en mi peso, no el que indica la regla del Indice de Masa Corporal, sino el mío de siempre. Ayer fui a visitar a mi amiga Tamara Molina a la Universidad Central de Venezuela y allí, a metros de donde trabaja, presencié mi primer robo desde que llegué, ya había tardado mucho. Una chica hablaba por celular y un ladrón (algo tarado por cierto) intentó arrebatarselo llevándose solo la mitad del aparato. La respuesta del personal de seguridad fué la esperada, no hicieron nada...jajajajaja. Mi viaje en metro ayer fué placentero, en compañia de mi iPod y la selección de Ismel Serrano que tengo grabada en él. Caracas, en cierta forma, es la misma. un poco mas desgastada, con más gente, pero la misma urbe cosmopolita que dejé. No dejo de extrañar Naguanagua.

Sentimientos...
 Tengo sentimientos cruzados acerca del pasado en este edificio, pues muchas cosas buenas que ya no volverán ocurrieron entre sus muros, así como cosas malas que pensé haber olvidado. Pero todo eso pasará, todo pasa y al final, uno queda. En fin, mis emociones ya no me perturban, aprendo a controlarlas poco a poco.

2 comentarios:

tcalo dijo...

wow te quedó genial!!! Sería el Buda que no tenía ganas de jubilarse y te hizo caminar por allí :)

Di dijo...

Gilberto... Me causó mucha gracia lo del Buda, a mi me ha sorprendido quizás 2 o 3 veces apareciendo en lugares absurdos, solo que nunca me lo he podido llevar, pero si, nunca es casualidad que esté allí, donde lo ves, pacíficamente esperando ser encontrado...Nos leemos...