9.5.08

Siesta extrema

Debo dejar de dormir siestas. Ya me las había quitado de encima y vuelven, como burlonas, a fastidiar mi sueño. Hace apenas minutos que me acabo de despertar de una siesta de media hora. Horrible. Me desperté como si hubiera corrido un maratón, como si hubiera luchado con mil demonios. No recuerdo con que soñé, pero tiene que haber sido intenso. Mis pesadillas hace mucho que no son con monstruos y cosas así, pues el 90% de aquellos tormetos derivaban de la programación católica que me inculcaron y al borrar gran parte de esta -me quedé con las palabras de Jesús-, también desaparecieron los miedos absurdos.

El metabolismo es muy chistoso. La verdad me impresiona como los españoles hicieron de la siesta un asunto nacional. Para mi 30 minutos de siesta significan acostarme pasadas las 2 am. Y no estaría mal, si no fuera porque de vez en cuando tengo estas agotadoras aventuras oníricas de las que no recuerdo nada y me hacen despertar molido y de mal humor.

El autor tiene todos los derechos sobre la imagen

2 comentarios:

Victor dijo...

Particularmente no me gustan las siestas. Eso de dormir en la mitad del día es como poco práctico. Pero a veces y por culpa de un insomnio perenne, suelo dormir de día. Al levantarme me siento mucho mas agotado y siento que he perdido tiempo valioso...

Saludos

Siry dijo...

Cuando hago siesta me despierto con la sensación de cerebro pegado, y luego en la noche no concilio sueño de ninguna manera.