26.2.08

PDVPC: Del saber.

Aquí estoy, con la mente embotada de absurdos, empeñado en caminar sobre las huellas que he dejado, en tropezarme con los obstáculos que mi ego me deja y que sé exactamente donde están.

Escribir me libera, es cierto eso que dicen de que es terapia. Ojalá pudiera contarles todo lo que pasa por mi mente, pero requeriría demasiado tiempo. Cada segundo de paz lo disfruto. Hasta el sonido del silencio es placentero. Debo vaciar mi mente, olvidar lo aprendido. A veces me quejo de todo cuanto sé, pensando en que tal vez debí dejar los libros a un lado y simplemente vivir la vida como un nécio más. Pero es tarde y la verdad, no me arrepiento de haber llenado mi cerebro de tantas recopilaciones de sabiduría, de ciencias tan exactas que muchas veces se contradicen, del sentir de otros, esos que con sus líneas nos transportan a mundos maravillosos donde todo es posible.

No debí aprender tanto, vaciarme no es fácil y mas aún cuando me empeño en seguir siendo aquel niño preguntón que atocigaba a las maestras con preguntas más allá de lo que la cátedra imponía y que muchas veces las puso a dudar de su sapiencia. Lo irónico es que no sé nada, o como dicen "sé un poco de todo y nada de nada".

Divago en estas líneas porque aún me cuesta encontrar personas con las que sentirme a gusto discrepando, divagando. En las últimas semanas me ha sido casi imposible entablar una conversación medianamente inteligente con alguien, o al menos con alguien tan humilde que entienda que el saber libera, en vez de empeñarse en dejarse llevar por su Ego, imponiendo su criterio, errado a veces, sin siquiera hacer un mediano esfuerzo por comunicarse. Sólo he encontrado conversaciones monotemáticas, plásticas y casi prefabricadas, tan vacías que me han dejado pensativo buscando el porque aguanté tanto escuchando ... !paja!. Pero no se confundan, en ningún momento me siento superior a nadie, como dije antes, "no sé nada", pero es que desde pequeño solo tuve una razón para rechazar a las personas, su falta de cultura. No de títulos, o premios, o de un gran cociente intelectual, no me refiero a eso. Me refiero a la total ignorancia de todo lo que esta allí afuera, que es gratis y sumamente pedagógica ... la vida. Me he sentado a conversar con mendigos que saben mas de la vida que muchos PhD. he incluso la disfrutan más.

Hay gente que si no le explican el porque trinan las aves o peor aún, que es un ave, no hacen ni el mas mínimo esfuerzo por sentarse a hacer lo mas simple, observar. También existen los que estan totalmente convencidos de qué es un ave, pero se encierran en los conceptos aprendidos y no ven mas allá. ¿Porque el ejemplo de las aves?, empiezan a trinar mientras escribo estas líneas, el sol se empieza a levantar y me dispongo a comenzar mi día. Pero claro, todo esto es solo mi punto de vista poco común.

Imágenes: Veer

1 comentario:

Cordelia dijo...

Sabes...? Acabo de entender el titulo de este blog... :P "... un hombre tan comun"