12.4.08

Sierra Grande

miro el cerro
sentado en la banca,
precioso valle.

© gil
Creative Commons License

4 comentarios:

Solo-en-la-Acera dijo...

¡Kire!

;-)

Fernando dijo...

Así es caracas, la puedes amar y odiar al mismo tiempo, ese quizás es su mayor encanto.
Un lado bonito, la ciudad que puede ser y otro feo, la anarquía, mas sin embargo, esa dualidad suele atrapar.

Libélula dijo...

El Avila, cuantas palabras y letras no ha inspirado!!! que lindo.

jaydha dijo...

que bien tus escritos ,e parecen verdad cada uno de las palabras que dices allí...
sigue escribiendo nos animas a todos ..