4.4.05

Caminante no hay camino, se hace camino al andar...




Aunque ya lo esperabamos, siempre duele. Se fué el gran pastor, el Papa viajero, el peregrino, el reconciliador, el amigo, el padre, el hermano. Que Dios bendiga su alma y le dé vida eterna.

1 comentario:

Sarita dijo...

De verdad...como duele cuando nos deja o se aleja una persona tan valiosa como El Papa Juan Pablo II...yo que tuve la oportunidad de estudiar en el María Auxiliadora, tuve la dicha de estudiar su doctrina salesiana y que grande es; él seguira en nuestros corazones, porque lo que se vive con el corazón nunca se olvida.
Que brille para ti la Luz Perpetua...Amen