9.6.08

Aprendiendo con las cosas sencillas

Y MIENTRAS CAMINA...
Un hombre que paseaba por el campo se topó con un espantapájaros.

–Debes de estar cansado de estar siempre aquí, en este campo solitario, sin nada que hacer –comentó el hombre.

Respondió el espantapájaros: –El placer de alejar el peligro es muy grande, y yo nunca me canso de hacerlo.

–Entiendo. Yo también he actuado así últimamente, con buenos resultados –afirmó el hombre.

–Pero sólo se pasa la vida espantando las cosas aquel que está lleno de paja por dentro –repuso el espantapájaros.

Al hombre le llevó algunos años comprender esta respuesta: todo cuerpo que tenga carne y sangre en su interior ha de aceptar de vez en cuando lo inesperado. Pero quien no tiene nada por dentro, continuamente aleja todo lo que se le aproxima; y, así, ni siquiera las bendiciones de Dios consiguen acercársele.

Fuente: Paulo Coelho, en la revista Todo en Domingo
Imagen: Dangar en Hielo Azul

No hay comentarios.: